La importancia de las evaluaciones

  • La importancia de las evaluaciones

    La importancia de las evaluaciones

    Desde mediados del 2015, la Fundación Profesional para el Transporte ofrece en su Centro de Capacitación el servicio de “Evaluación conductiva”, una jornada de pruebas y exámenes que permiten la medición de capacidades.

    Los exámenes preocupacionales son una instancia necesaria previa a cualquier ingreso laboral. Pero las empresas de transporte necesitaban optimizar esa instancia y obtener de ella los resultados más productivos posibles para la tarea a desarrollar.

    En base a la experiencia académica de formación de recursos humanos, la FPT desarrolló la Evaluación Conductiva, cuyo eje principal recorre diversos exámenes teóricos, prácticos (en simuladores y en camiones), ejercicios de medición de reflejos y pruebas visuales y auditivas. Esta herramienta profesional permite conocer cuáles son las virtudes y debilidades de cada conductor, a partir de los datos que son volcados en el informe que resulta como producto final de la evaluación. Este informe es elaborado de manera conjunta por el equipo académico de la FPT y una Licenciada en Psicología. En varias oportunidades se ha detectado en los conductores, por ejemplo, la anomalía denominada “foria visual”, que se resuelve simplemente con una visita al oftalmólogo y la utilización de lentes.

    La realización de una evaluación conductiva produce grandes beneficios para el empresario transportista, y esto puede analizarse según dos opciones: el caso previamente citado, en el que una empresa evalúa a un chofer antes de contratarlo, o bien el caso de las empresas que solicitan la evaluación de los choferes que ya tienen empleados. Es el ejemplo de empresas como Andreani, que todos los meses envía a distintos choferes a realizar la Evaluación Conductiva en el Centro de Capacitación Profesional de FPT. Esta decisión responde a una búsqueda de crecimiento profesional dentro del propio equipo de choferes de la compañía, y ayuda a optimizar los recursos de cada conductor, además de prevenir accidentes y resolver problemas que quizás ni siquiera habían sido detectados.

    Evaluación sensométrica

    La FPT utiliza como herramienta tecnológica un gabinete sensométrico que analiza los siguientes aspectos:

    • Visión en profundidad: determina si el individuo tiene problemas de apreciación de distancias (stereopsis)
    • Discriminación de colores: identifica si el chofer tiene deficiencias en el reconocimiento de colores, es decir, discromatopsia o daltonismo
    • Foria vertical u horizontal: permite conocer con exactitud el balance muscular de los ojos y la alineación de estos en cada individuo
    • Visión nocturna: mide la capacidad de reconocimiento de objetos en la penumbra
    • Visión encandilada: simula un encandilamiento en condiciones de visión nocturna
    • Recuperación al encandilamiento: permite medir la velocidad de recuperación de la visión, al pasar de un deslumbramiento a un estado normal de conducción nocturna
    • Campimetría: mide la capacidad del conductor para distinguir objetos a los costados, manteniendo la vista fija al frente
    • Audiómetro: mide el nivel de un conductor de elaborar la respuesta más adecuada frente a un estímulo auditivo

    Todos estos ejercicios se enmarcan en lo requerido por la Ley Nacional de Tránsito n° 24.449. En el informe resultante de la evaluación, se describen en detalle los resultados de cada una de las pruebas, divididos por área. Por ejemplo, se detallan los distintos puntos analizados en la práctica conductiva: reconocimiento y chequeo del vehículo, gestos básicos de conducción, maniobras de enganche, estacionamiento y atraque, cumplimiento de normas de tránsito, conducción segura y conducción económica. Asimismo, en el informe psicométrico, se puntualiza –entre otras cosas- el análisis de evaluación de percepción de riesgo: tests de anticipación, de coordinación bimanual, de reacción simple, de reacción múltiple, y de palancas.

    Comments are closed.